Las 7 virtudes del lider

¿Qué caracteriza a un buen líder? ¿Cuales son sus principales aptitudes? ¿Qué nos puede faltar para ser un mejor líder? Vamos a repasar en esta relación las 7 mejores virtudes de un Buen Líder para que todos podamos llegar a serlo.

Tenemos claro que en nuestro día a día debemos liderar a distintos grupos en diferentes situaciones: nuestro proyecto, nuestra empresa, nuestros amigos, nuestra familia, …

Por ello, no está de más conocer que es lo que caracteríza a un buen líder, a alguién que debe conducir a un grupo a su objetivo.


Aquí tienes las 7 Virtudes de un Buen Líder:

1 Tiene Empatía

La empatía tiene dos vertientes:

  • Ser capaz de entender la situación/posición de los demás, el famoso “ponerse en el lugar del otro”.
  • y Ser capaz de juzgar el caracter de los demás de una forma adecuada, neutral.

Cuando detectemos que no somos capaces de comprender ninguna de estas dos situaciones será señal de que nuestra falta de empatía puede hacer peligrar nuestro liderazgo.

El verdadero líder debe entender y comprender los motivos de los demás en las acciones que realicen y en las decisiones que tomen y por ello además debe interpretar correctamente el caracter de cada una de las personas de su equipo siendo ecuánime en el juicio.

Esto no significa que termine haciendo lo que los demás quieren pero si que debe ser capaz de entender las circunstancias y las razones por las cuales los demás hacen lo que hacen.

2 Abraza el cambio

Al cambio no hay que temerle, al revés, el cambio es nuestro amigo. Sabemos a ciencia cierta que es el único que nunca nos va a fallar.

Hoy conocemos como está la situación pero mañana será otra, así que no intentes pelear contra el molino de viento, abraza el cambio sin reservas y prevéelo constantemente.

“Los buenos líderes no temen al cambio, ven las ventajas que trae”

3 Ceden cuando deben hacerlo
Dos cualidades que destacan en los malos líderes son los extremos de esta virtud o ceden muy pronto o no ceden nunca.

Ceder demasiado pronto ante las exigencias de los demás, nos deja poca capacidad de negociación como lider, ya que comprometemos nuestras creencias con suma sencillez.

Por otro lado, si nuestro equipo ve que no vamos a cambiar nuestra posición, pase lo que pase, se argumente lo que se argumente, no colaborarán con nosotros, no mostrarán nuevas ideas ni propuestas, puesto que ya saben que no servirán para nada.

4 No es mandón                                                                                                                                   Ser jefe no es mandar, ni recordarles a los demás que somos el jefe. Ser jefe es ser el responsable del trabajo y por tanto nosotros somos los que tenemos la última palabra.

Mandar contínuamente, sin esperar la colaboración, la participación, puede mermar la capacidad del equipo que puede verse relegado a una mera extensión de nuestro brazo.

Si sólo mandas porque eres el jefe, la gente sólo hará lo que tu mandes y, siento descubrirte tu error: No puedes con todo, ¡Tú no lo puedes hacer todo, necesitas a tu equipo!.

5 Toma decisiones, no las rehuye                                                                                          Una de las peores cosas que puede hacer un buen Líder es No tomar decisiones, eso de… “bueno me viene mal, luego lo vemos” o “Ufff se me hizo tarde, mañana” o “Ay es que mañana es la reunión XXXX, el lunes.” o “La semana que viene” o “El mes que viene sin falta”.

Ante una cuestión se pueden tomar tres decisiones como decía Drucker:

  • Lo mejor es tomar la opción correcta
  • Lo segundo mejor es tomar la opción errónea
  • y lo peor de todo es no tomar ninguna decisión.

6 Equilibrado                                                                                                                                         Un Líder debe tener un equilibrio entre su vida profesional y su vida personal. Un equilibro entre su nivel de exigencia. Esto no significa que en épocas de crisis o de presión no se potencia una más que otra pero al final tiene que tener un equilibro, sin ese equilibrio se dinamita su propia capacidad, puede quemarse, agotarse, incluso en casos extremos enfermar.

Dar ejemplo no consiste en llegar el primero e irse el último, sino en aprovechar cada minuto del día de forma productiva: el mejor es el que hace más en menos tiempo.

7 Humilde                                                                                                                                                   Si consideras que todos los demás están equivocados y que el único que tiene razón eres tú y que eres el único capaz de hacer las cosas bien… lo siento pero no vas a poder liderar de la mejor forma a tu equipo.

El líder debe tener una actitud humilde con el resto de su equipo, aunque su capacidad pueda estar por encima de los demás.

Alardear de nuestra capacidad tiene un efecto negativo en el equipo y le hace perder el valor que tiene, porque recuerda:

“El líder no es nada sin su equipo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *